Lo mejor de la tapicería, si es fácil, es mucho mejor
Lo mejor de la tapicería, si es fácil, es mucho mejor

Presentación: Esta página esta pensada para todos aquellos que quieran conocer y aprender los inicios de la tapicería, tanto el oficio en si mismo tan cercano por la implicación de las piezas que tenemos en casa y/o trabajo (sillas, sofas, butacas, etc.) y tan lejano en cuanto a su conocimiento.

Quienes somos: Soy una artesana de tapicería que hace muchos años que estoy en este mundo artesanal, enseñando a colectivos excluidos socialmente este oficio, el cual me encanta, ya que el trabajo que realizo (por mucho que la tecnología avance, siempre perdurará, con permiso de los  “made in china” y similares) es útil y puede dar más vida a sillas, sillones y algún que otro sofás.

Trabajo la tapicería moderna, ya que es la que más extendida entre el público en general. La tapicería clásica está reservada a sillones y muebles tapizados con estilos Luis XV, estilos Románticos y/o Renacentistas, y ciertamente hay muy pocos y a veces si son piezas de museo o de entidades oficiales, acaban siendo llevados a restauradores de los propios centros antes reseñados.

Trabajo la tapiceria de sillas, tanto el tapicezado con telas, como el tapizado con "culos de 'anea'" o los "culos de 'rejilla'" como también y ocasionalmente "culos de 'tireta'".

Me gustaría que después de mirar esta página os pudiera transmitir el mundo y el oficio de la tapicería, un oficio que aunque siempre intentan ‘jubilar’ durará y durará mientras tengamos sillones, sofás y sillas por las casas (y que los ‘chinos’ e IKEA y similares no lo impidan con sus precios).

Cuando se hace o se restaura/arregla una pieza, siempre hay esa duda de ver si saldrá tan bien como lo estaba de origen, ya que en el caso de los sofás en particular, solo los del oficio saben lo que hay dentro (sobre todo los clásicos y los de muelles…). El hecho de que lo estés haciendo tú mismo y que la comodidad de la pieza que vas a arreglar es el eje de toda restauración o reparación (qué sentido tiene dejarlo bonito si luego al sentarse estás incomodo o es un suplicio), hace que al final cuando te ha salido bien, la sensación sea maravillosa.

Creado por grupo Cesteria paso a paso.com © 2008 - 2016
 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Grupo Cestería Paso a Paso.com 2008 - 2016